Blogia

CONTRACORRIENTE

El "yes we can" no se cumplió

Como toda esperanza política, quedó desvanecida y el desengaño es lo que permanece vigente.

Fue un rayo de esperanza para muchos ciudadanos del planeta. Los rayos es lo que tienen: son algo fugaz que deslumbra al principio. Luego quedan en casi nada.

¿Realmente cambió algo? ¿Mejoró algo en su país?. Creo que no. En principio no.

Habrá que esperar a un segundo mandato. Si es que lo consigue.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

HAN PODIDO

HAN PODIDO

Han podido porque Obama les ha hecho soñar con su propio sueño. 

 

El sistema y los objetos

El sistema y los objetos

 

Decía Jean Baudrillard:

"Hay que vivir en inteligencia con el sistema y en revuelta contra sus consecuencias. Hay que vivir con la idea de que hemos sobrevivido a todo"

Sí. Los seres humanos, dentro de nuestra fragilidad, hemos logrado sobrevivir a (casi) todo. Usar nuestra inteligencia para soportar al "sistema" es algo fundamental y necesario. El "sistema" no admite al débil. Dicen que la cárcel la inventó alguien que nunca estuvo dentro de ella. El "sistema" lo inventó nuestra propia especie. Y nosotros lo mantenemos sobreviviendo dentro de él, por eso producimos pequeñas revueltas, rebeldías, conatos de insurrección violenta. Porque se nos hace insoportable e insostenible nuestra propia creación, el "sistema", que evoluciona pero no mejora ni progresa.

Todo va a peor.

Baudrillard ha diseccionado, en diferentes etapas de su obra creativa, la sociedad de consumo. Profetizaba su decadencia. Sé que otros muchos lo profetizaron desde la década de los 70 del pasado siglo. La sociedad de consumo no tiene un futuro a muy largo plazo.... posiblemente un par de décadas a lo sumo. Vivimos fuera de la realidad. Más bien vivimos en la virtualidad (como si estuviésemos encerrados en un mundo semejante a Internet). El ritmo es insostenible.

Necesitamos tres planetas como el nuestro para mantener este crecimiento anárquico. Somos muchos y seremos muchos más. Estoy refiriéndome a número de terrícolas. A poco que usemos nuestras facultades intelectuales y mentales no nos salen las cuentas. Deberemos renunciar a muchas cosas y nos queda poco tiempo para abandonar los "objetos". El "sistema" podría recuperarse un mínimo imprescindible. Y el planeta también.

La Europa próspera que mencionaba Baudrillard, esa Europa de los treinta gloriosos (1950-1980), dejó rentas de las cuales todavía tiramos. Las masas se convierten en cómplices del "sistema" social y pueden enriquecerse a cambio de su alienación, de su entrega al "sistema". Los "objetos" son fáciles de conseguir, pero las rentas se acaban. Apenas quedarán clases medias potentes en unos años. Vivimos un mundo aparente (ya lo dije: virtual) lleno de simulacros sociales que no funcionan, porque se produce el choque entre "ideas" (bonitas teorías) y "creencias" (realidad del día a día). Eso lo definió muy bien Ortega y Gasset.

Para Baudrillard "La cobardía intelectual se ha convertido en la auténtica disciplina olímpica de nuestro tiempo".

Para mí la pregunta resumen es muy fácil:

¿Estoy dispuesto a renunciar a muchas cosas?

Y vosotros:

¿Estáis dispuestos a renunciar a muchas cosas?

Mi respuesta.... en próximos capítulos.

Jean Baudrillard, sociólogo y uno de los pensadores contemporáneos más influyentes.

Nació en Reims, Francia, en 1.929. Falleció el 6 de Marzo del 2007, a los 77 años de edad.

TEMAS DE CONVERSACIÓN

TEMAS DE CONVERSACIÓN

Existen tantos como posibles conversadores. 

Y para conversador, lo que se dice conversador, un taxista de Nueva York de 81 años y sin licencia. No habla casi nada porque dice que hay poca gente culta con quien poder charlar. Pero lo más curioso es su tarifa de taxi: la voluntad. 

La historia la escuche está noche en un telediario. 

Volviendo a los temas de conversación: ¿de qué te apetece que hablemos? 

Con ella converso sobre lo más variado y diverso que nos viene a la cabeza. Cambiamos el chip de la conversación sin ningún complejo, saltando de una materia a otra, de un tema insulso a otro interesante, de un libro a un paisaje, de una nube a la luna y de ésta a una playa desierta, escuchando el mar sin pisarlo, sólo hablándolo. 

Pero conversar no es sólo hablar. Conversar es, también, escuchar. Y escuchar es poner en práctica algo tremendamente difícil: la escucha activa, la empatía y la asertividad, que te permite incluso no ser asertivo caso de considerarte no respetado y atacado de forma verbal. 

Conversar siempre fue un placer (sobre todo antes de Internet). Era considerado un lujo para los buenos conversadores y contertulios. No olvidemos que de sus conversaciones Sócrates dio mucho de sí para que le escribiesen sus diálogos. Tampoco olvidemos que las tertulias del célebre Café Gijón de Madrid, han hecho correr ríos de tinta. 

Pérez Galdós (mi apreciado y amado escritor) consigue muy buenas páginas sobre aquellas tertulias de esos cafés de la Puerta del Sol de Madrid, tertulias revolucionarias de aquella época, de aquel torturado y revuelto siglo XIX español. Hablaban de todo, de casi todo, de cómo cambiar el mundo, de cómo escribir un poema, de cómo soñar una novela, de cómo seducir a la dama de sus sueños, esa mujer casada e infeliz que jamás consiguió poseer Larra. Por eso se suicidó. 

Recuerdo mis tertulias de adolescente (mucho, muchísimo tiempo antes de Internet) en el café Punto y Coma de la Plaza de Santa Ana, en Madrid, situado enfrente del hotel donde se hospedaban los toreros que toreaban esas tardes festivas en la capital, ese café situado a la derecha del Teatro Español y haciendo esquina con la calle del Prado. Recuerdo a mis amigos, Javier y Félix, charlando sobre lo divino y lo humano después de haber asistido a una zarzuela o una buena obra teatral. Recuerdo que cuando estaba lleno el café celebrábamos la tertulia en otro, llamado Café Alemán, y muy cercano al primero. 

Recuerdo cuando pusieron una televisión en el café Punto y Coma.

Desde entonces la que hablaba era la televisión.

Recuerdo cuando comenzamos con nuestras primeras novias. Ellas se cargaron las tertulias…… y, si nos descuidamos, la amistad, porque no se toleraban las unas a las otras. Y nosotros fuimos tan simples como para caer en la trampa. Inmaduros que éramos. 

En serio…. ¿de qué te apetece que hablemos? 

El Lobo, Torremolinos 2007

El cuadro lo tomé de:  www.carlospaezvilaro.com/boutique-originales.htm

UNA MUERTE DIGNA

UNA MUERTE DIGNA

Ingresó el día anterior. Le acompañaron dos muchachos y una mujer de unos 42 años más o menos. Los muchachos eran muy jóvenes, uno aparentaba 18 años y el otro apenas los 15. Eran su familia. El estado del hombre parecía grave, con mascarilla puesta permanentemente. Todo el cuadro estaba situado enfrente y podía divisar parte del escenario al estar la puerta del habitáculo semiabierta. 

Quiero centrarme en esta persona durante todo mi relato. En el enfermo y su familia. Quizás no me sea fácil de conseguir, porque todo transcurrió en diversos momentos y no siempre estuve atento a lo que sucedía frente a mí. Además influía mi estado físico y psíquico en esos momentos y mi deseo de desconectar, tratar de evadirme mentalmente de donde estaba.

Pero las últimas horas fueron demasiado intensas. Recuerdo ver salir a uno de los muchachos, el menor, llorando. Recuerdo a una señora mayor abatida al salir de la visita, llorosa y despistada buscando la salida. Recuerdo a la mujer de aquel hombre tratando de contener las lágrimas. 

Recuerdo la visita de mi pareja aquella tarde y su comentario sobre una familia. La familia de ese hombre, que durante la hora de la comida en la cafetería del hospital habían hablado con ella....pero no recuerdo el motivo. Recuerdo que habían vuelto a charlar durante la espera de visita a la UCI. Recuerdo que la mujer le había contado, entre lágrimas, que su marido, médico, estaba en fase terminal debido a un cáncer de páncreas y que era consciente de ello desde el comienzo de la enfermedad. Recuerdo que desde ese momento presté más atención a la zona situada frente a mi cama.

El trajín era incesante durante aquella tarde. Se trataba de tenerle lo más sedado posible para evitar los dolores. La metástasis era total.  

Me sorprendió que le mantuviesen en la UCI cuando el proceso era irreversible. El sufrimiento de la familia era patente y no podían quedarse junto al enfermo pasado el tiempo de visita. La mujer entró en varias ocasiones autorizada por el personal médico, pero fueron visitas breves de las cuales salía llorando. Totalmente desconsolada. 

Recuerdo mi última noche en la UCI como algo fuera de la normalidad total, surrealista y triste a la vez. Chocante y frío, ajeno y cercano. Espectador de algo que no debería haber visto, por la inoperancia e incompetencia de un personal sanitario que, aquella tarde-noche, no estuvo a la altura profesional requerida. 

Las visitas fueron saliendo después de la cena de los enfermos. Es la última vez que vi a los hijos de aquel hombre. Dejaron la puerta de su habitáculo abierta y ante mi apareció la cama ligeramente alzada, lo que me permitía ver la cabeza y el torso. La cara cubierta con una mascarilla y un tubo cuyo final no acertaba a ver. El hombre respiraba profundamente. El personal sanitario entraba de vez en cuando para comprobar el estado de aquel hombre. Al verle tranquilo dejaron de entrar, pero no fueron capaces de cerrar la puerta o poner delante uno de los biombos que usaban para reservar la intimidad de algunos enfermos. 

Serían las 10 de la noche cuando me ofrecieron algo para dormir. Me negué a tomar ningún sedante ni pastilla. En mi interior algo me decía que iba a ser testigo de una experiencia. Me puse los auriculares y conecté la radio. Quizás consiguiera dormir así...escuchando música de una de mis emisoras favoritas, Radio 3.... la música era entretenida y los comentarios también.

El hombre seguía con su respiración profunda y totalmente solo. Recuerdo Radio 3 y su programa de música funky de los 70 y 80. El sueño no acudía y mi cabeza daba vueltas pensando en la soledad de aquel hombre y en el malestar de su familia que rogaban a los médicos subirle a la habitación.  

La música se hizo un poco machacona al final del programa, pero aguanté porque necesitaba desconectar de mi estado mental. Dejaron entrar a la mujer durante unos minutos. El personal sanitario no tenía argumentos para negar la entrada a la esposa de aquel hombre. Ellos eran sabedores de que le quedaban pocas horas de vida.

La mujer se arrodillo junto a un lateral de la cama y agarró la mano derecha de su marido. Lloraba en silencio mientras besaba la mano del hombre. La radio cambió de programa y comencé a escuchar una canción de Fito & Fitipaldis. La letra me impresionó por el contraste y la similitud entre lo que mis ojos veían y lo que escuchaba a través de los auriculares:

De la cabeza me arrancaron cables

“pa” meterme las cosas que antes no me cabían

Y se me acercan las paredes

Y se me aleja la salida

Y poco a poco se hace de repente y me tropiezo con los días

Estaba siendo testigo de un proyecto de vida entre dos seres que se rompía en mil pedazos. En la mente de aquella mujer las paredes se estrechaban tratando de comprender aquello que era inevitable. La salida era imposible. El tiempo escaso, mientras sollozaba y besaba aquella mano de un hombre totalmente sedado que había sido el amor de su vida. De un hombre entregado a los demás cuando ejercía la medicina. 

Sobra la luz cuando en la piel nunca se siente el día

Dime que tú, tú si me ves

Como venganza de la buena suerte

o recompensa de la mala vida.

Comenzó a invadirme una enorme tristeza y sentimiento de culpabilidad por invadir aquella intimidad entre dos seres que se despedían, quedando sólo el recuerdo para uno de ellos. Ella hablándole muy bajo y sin cesar de besar su mano, la canción terminando y mi mente relacionando parte de la letra con lo que estaba mirando.

La mujer, ajena de que era observada gracias a la poca iluminación de mi zona, lloraba y hacía gestos y movimientos con la cabeza mientras hablaba con el hombre agonizante. Quizás en esos momentos la vida compartida, los problemas asumidos, los sueños realizados y los pendientes pasaban por su mente encajonada en el sentimiento de pérdida, que se aproximaba por momentos. Sentimiento donde sobraba la luz que se agotaba. 

Una partida que jugué tan fuerte

que ahora es la vida la que está partida

Una pared siempre que quiero verte 

La mujer se incorporó y salió deprisa de la UCI.

El personal sanitario no le prestó ninguna atención. 

La música sonaba en mi cabeza mientras el hombre comenzó a levantar el brazo derecho y lo mantuvo doblado a media altura, sin moverlo.Después levantó la mano izquierda y comenzó a mover el brazo lentamente, tratando de hacer gestos, como si estuviese hablando con alguien. En otros momentos los gestos eran de llamada, queriendo atraer hacia él algo o alguien..... todo ello de forma pausada, muy lenta y respirando con profundidad.

Sentí ganas de llorar al ver a ese hombre morir solo, sin ningún tipo de atención. Pensé que era una reacción de la propia sedación producida por la morfina u otros medicamentos. 

Esa situación duró mucho tiempo y mis ojos no se apartaron de él. Eran la una de la madrugada. Comenzó un nuevo programa de música de los 50 y 60 cuyo locutor, Juan de Pablos, lo hace muy agradable e incluso el título lo es: Flor de Pasión.La música me gustaba. Pero mi mente estaba doblada, como en una especie de esquizofrenia, intentando atender a las palabras y comentarios del locutor y no perdiendo detalle de los movimientos lentos y pausados del moribundo.  

De repente hizo un gesto más brusco con el brazo izquierdo intentando quitarse la mascarilla y el tubo. Se ayudo con el brazo derecho y casi lo consigue. Hice una señal a una de las enfermeras chasqueando los dedos y señalando hacia el habitáculo de aquel hombre. Se acercaron e impidieron que se quitase el tubo y la mascarilla. Reaccionaron de forma extraña mirándome y comentando entre ellas. Imaginé que le atarían los brazos para impedir nuevos intentos.

Curiosamente en esos momentos se les pasó por la mente poner un biombo delante para evitar que pudiese ver nada. 

Recuerdo que me quedé adormilado y sobre las dos de la madrugada comencé a sentir conversaciones y ruidos poco normales a esa hora.

Me desperté y comprobé que había más personal sanitario de lo habitual. Incluso el médico de guardia de la UCI estaba presente. Sacaron al hombre en la cama con ruedas, sin mascarilla. Pensé que había fallecido y recordé sus últimos movimientos, de los que fui testigo. 

Pensando en todo aquello sentí un fuerte rencor por el trato que recibió al dejarle morir solo. Por el dolor e impotencia de aquella familia. 

Amaneció. Cambio de turno del personal sanitario. Nuevo médico de guardia, por cierto bastante amable y dialogante. Se acerca a mi cama y se interesa por mi estado. Le digo que me saquen de allí y me suban a planta, estoy al borde de agarrar una depresión de caballo. Me sonríe y comprende mi situación, ya son demasiados días allí y demasiadas cosas vistas. 

Me arreglan y asean, pero no me levantan de la cama. Dejan pasar a mi pareja y su cara cansada pero alegre es indicativa de que me sacan de la UCI. 

Le comento a mi pareja el fallecimiento de aquel hombre. Ella me mira y sonriendo me dice que salió todavía vivo de la UCI. No comprendo nada.... ella me explica que la mujer de aquel hombre consiguió que le subieran a planta y falleció sobre las cinco de la madrugada, acompañado de sus familiares y amigos que se desplazaron hasta el hospital.

Mi pareja estuvo con la familia toda la noche. La mujer del fallecido y ella habían hablado mucho durante todo el día y estuvo acompañando a la pobre mujer y a los hijos. En realidad se formó una gran amistad entre las dos y casi todas las semanas se llaman para charlar un rato y comentar como llevan el “trago” ella y sus hijos, tratando de rehacer sus vidas.

El recuerdo de aquel hombre es muy fuerte en mucha gente de su entorno, por su gran profesionalidad y entrega a los demás. Era una persona querida. Y el recuerdo que les quedó de él es bonito, incluyendo un par de libros escritos donde narra sus experiencias médicas. 

Después de escuchar el relato de mi pareja, yo le conté el mío. Sentí alivio ante la noticia de que ese buen hombre no murió solo. 

Me dejo mucho en el tintero, pero quiero acabar con esta historia.

Conocí personas con una entrega impresionante en su trabajo. Esos son los válidos, los auténticos.

Tuve la compañía y ayuda de mi pareja, alguien fundamental y especial como ser humano, con una calidad impresionante y una capacidad de entrega y ayuda a los demás que en pocas personas he podido comprobar.

SE SUCEDEN LAS SORPRESAS EN LA U.C.I.

SE SUCEDEN LAS SORPRESAS  EN LA  U.C.I.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000178.htm#visualContent

Raro era el día que no me sorprendían con algo inesperado. Al tercer día de mi estancia en la UCI decidieron poner a prueba la válvula estrenada. Querían subir un poco mis pulsaciones y equilibrarlas más a su criterio.... o sea, más altas. Observo que cuelgan un bote con un medicamento junto al suero. Conectan la toma a la vía y mediante el control de un monitor comienza el goteo. Siento curiosidad por lo que pueda suceder. Momentos después lamenté esa curiosidad. Sentí como el medicamento entraba en vena y un frio raro e intenso se apoderó de mis brazos y piernas. El resto del cuerpo no experimentó cambio de temperatura, pero un cansancio se iba apoderando de él y lo tenía pegado a la cama, incapaz de moverlo. El corazón comenzó a latir con fuerza.... cada vez mayor, cada vez más rápido. Semejaba un caballo desbocado. Me sentía mal, muy mal... pensé que me desmayaba. Avisé al enfermero que estaba a mi lado controlando el  goteo. El médico me preguntó si podía seguir soportando. Le contesté que me desmayaba y tenía un fuerte mareo. Disminuyeron el goteo y los latidos fueron bajando, pero no lo suficiente. Siguieron bajando la medicación hasta que las pulsaciones fueron las normales para mí. Quedé agotado por la experiencia y maldije al médico. Me comunicó que la válvula estaba en perfecto estado y funcionaba bien. Aquelló no me tranquilizó ni hizo desaparecer mi cabreo durante parte del día. Imaginé lo que deben ser las arritmias, taquicardias y demás monerías relacionadas con el corazón.

Cuando conseguí calmarme y volver a la normalidad me asearon,  levantaron de la cama y directamente al sillón para desayunar. Así transcurrió parte de la mañana, sentado en el sillón, escuchando  un poco de música por una pequeña radio con auriculares.

Sobre las once de la mañana ingresó en la cama de al lado un hombre con una fuerte arritmia. Yo desde mi privilegiado lugar pude observar como la respiración y el dolor le tenian agobiado. Entraron, además del médico de mi "experimento", un par de cardiólogos. Ese hombre había sido operado de la aorta días antes y le dieron el alta sin problemas aparentes, pero algo no funcionó bien... no hizo mucho caso de la medicación que debería tomar a diario y la válvula se obstruyó con un pequeño coágulo.

Mientras los médicos intentaban controlar aquellas arritmias se produjo una parada cardiaca. Lo presencié todo y me quedé alucinado... era la primera vez que veía un paro cardiaco, algo que te sorprende por lo repentino, por lo sorpresivo y por el estado del cuerpo con el pecho elevado. La reacción de uno de los cardiólogos fue automática. Con el puño cerrado dió un fuerte golpe en el pecho del paciente. Éste emitió un quejido y volvió a respirar. Mientras tanto los enfermeros preparaban a toda prisa esa maquinita que proporciona descargas eléctricas en caso de paro cardiaco, por si se repetía la parada.

Todo aquello lo presencié sin excitación ni sensaciones extrañas, con toda tranquilidad pero sorprendido de las reacciones de los demás. Recuerdo que el propio cardiólogo se acercó y me preguntó si me había afectado aquello en mi estado emocional, en mi ritmo cardiaco. Observó el monitor situado sobre mi cabeza.

Aquel hombre fue sometido a un cateterismo para desbloquear la válvula y permaneció en la UCI hasta después de mi salida de la misma.

Estuve pensando sobre el incidente durante el resto de la mañana. Mi pareja entró a la hora de comer. Me observó cansado y lo comentó conlas enfermeras. Estas le explicaron la maldita "experiencia" y yo le comenté todo lo sucedido durante aquella inolvidable mañana. Solían llamarla para que me ayudase a comer....me negaba a tomar bocado, no tenía apetito y la medicación me quitaba las pocas ganas ...tan sólo me apetecía  beber zumos frios.

La línea entre la vida y la muerte es muy fina, más de lo que suponemos, aunque a veces morir sea penoso, duro y difícil. Pero el momento de esa muerte con desvanecimiento, con parada cardio respiratoria...... es esa línea tan simple. Aquel hombré lo pudo contar.

La última noche de mi estancia en la UCI me tenía reservada una experiencia de las que marcan.

Pero eso requiere un poco más de texto.

(Continuará)

LA REANIMACIÓN Y ALGUNAS VIVENCIAS MÁS DENTRO DE LA U.C.I.

LA REANIMACIÓN Y ALGUNAS VIVENCIAS MÁS DENTRO DE LA U.C.I.

Descripción del Procedimiento -El cirujano hace una incisión en la piel y el esternón, abre el tórax y lo conecta a una máquina cardio pulmonar. Esta máquina realiza la función del corazón y de los pulmones durante la operación.El cirujano detiene el corazón, hace una incisión y retira la válvula dañada. Se sutura una nueva válvula en su lugar y se revisa que abra y cierre apropiadamente. La incisión en el corazón se cierra y el corazón vuelve a funcionar. Una vez que el corazón esté funcionando bien, se le retirará de la máquina cardio pulmonar y se le cerrará el tórax con cables. La piel se cerrará con suturas absorbibles.

Podeis leer más aquí sobre todo el tema del procedimiento quirúrgico

(Para los morbosos, claro)

http://healthgate.partners.org/browsing/LearningCenter.asp?fileName=103899.xml&title=

En mi caso la sutura exterior fue con grapas. Una vez me quitaron el drenaje pude comprobar que semejaba a una cremallera de las baratas y un poco torcida.

El despertar fue desagradable porque no podía respirar en condiciones. Sentía un objeto extraño en las vias respiratorias. Lo comenté con una voz que no parecía la mía. Una de las enfermeras me tranquilizó y fue dándome instrucciones para respirar despacio, sin esforzarme. Procedieron a quitarme el objeto que me impedía respirar bien. El tema duró menos de un minuto, pero lo pasé fatal, con una sensación de ahogo y angustia. El aire comenzó e entrar en mis pulmones y me fuí tranquilizando. Los ojos me pesaban. La misma enfermera me animó a mirarles.... abrí los ojos y obvervé a tres personas frente a mi. Dos enfermeras y un médico que me saludó por mi nombre y me comunicó que la intervención había resultado perfecta. La nueva válvula funcionaba correctamente, pero no debería hacer ningún tipo de esfuerzo. Todo lo que necesitara debería comunicárselo a las enfermeras o auxiliares de la U.C.I, que estaban pendientes de los monitores y la marcha de los pacientes ingresados en esa unidad.

Traté de situarme físicamente. No recordaba nada, aparte del viaje de la cama camino de la sala de quirófanos y algún comentario que me hizo el auxiliar. Intenté mover la cabeza. No veía la herida de la operación y mi sorpresa era grande al no sentir ningún tipo de dolor. Nada en absoluto, salvo una molestia en la muñeca, debido a una vía que me abrieron para conectar el suero, los antibioticos y más cosas que me fueron suministrando. Al mover el cuello noté una pequeña molestia en la zona de la yugular. Ahí tenía otra vía con mas medicación conectada. Acerté a ver de lado uno de los monitores a los que me tenían conectado. Observé que marcaba las pulsaciones, el ritmo cardiaco, la tensión y otros parámetros que desconocía. Las pulsaciones eran un poco más bajas de lo habitual en mi. Siempre tengo unas pulsaciones que no pasan de los 66, 68. Esta vez apenas llegaban a 60. El ritmo cardiaco era constante y sin sobresaltos..... pensé que había sobrevivido a la única intervención quirúrgica importante de mi vida.

Seguí observando mi entorno. La UCI era rectangular, con las camas en compartimentos pegadas a las peredes y todas con sus correspondientes tomas de todo tipo de urgencias, oxigeno, monitores y demas. y podía ver a los  enfermos situados en la parte de enfrente. Tan sólo había dos. Uno de ellos con la puerta cerrada, el otro despierto y mirándome me saludó con la mano. Se notaba que era veterano y con una operación menos importante. Intenté responder al saludo pero apenas podía levantar el brazo con tanto cable. Después observé el trajín de las enfermeras y auxiliares, controlando las medicaciones y preparando el cambio de turno. Mi operación había durado algo más de 3 horas, casi 4 según me comentaron después.

Vi entrar a mi pareja guiada por un médico. Sólo disponía de unos minutos para verme, porque mi estado era de reciente reanimación. Me comentó haberme visto antes, recien salido del quirófano. Sabía que no lo estaba pasando bien....estaba sola en el hospital y sola se quedó todos los días que duró mi hospitalización en la UCI. Algunos familiares vinieron, pero no llegué a verles hasta días después.

En ese estado de indefensión, dependiente de una serie de aparatos electrónicos que controlan hasta el ritmo de los medicamentos que van entrando en tu cuerpo vía intravenosa, eres consciente del poco valor que tiene un hombre solo. Decía mi madre que "no hay hombre sin hombre", en referencia a que todos necesitamos el apoyo y la ayuda de los demás para sobrevivir en ciertos momentos, para mantener una sociedad en funcionamiento es necesario la aportación de todos sus miembros, aunque lo hagan inconscientemente, sin darse cuenta de lo que están aportando. Otros se aprovecharán de esas aportaciones en beneficio propio....pero es algo inavitable. A fin de cuentas no dejamos de ser una especie depredadora, incluso somos capaces de matarnos entre nosotros.

Curiosamente, ante la imposibilidad de moverme con libertad, mi mente pensaba estas cosas, quizás absurdas y sin importancia real. Otros al conocer mis pensamientos pensarían que estaba medio agilipollado más o menos. Hubo quien me preguntó cual fue mi último pensamiento al entrar en quirófano....¿pensaste en Dios, verdad?. La pregunta me desconcertó. ¿Por qué debería haber pensado eso?.... me limité a contestarle que en esos momentos me vino a la memoria un maravilloso polvo de hacía diez años. El creyente se cabreó conmigo. No entraba en su cabeza que no pensase en su Dios.

En esos momentos últimos de consciencia sólo pensaba en la soledad de mi pareja, en lo que estaría sufriendo durante la operación. A fin de cuentas yo no me enteraría de nada. Simplemente dormiría un sueño profundo y provocado por la fuerte anestesia.

La permanencia en una Unidad de Cuidados Intensivos es muy dura. Máxime cuando las cosas se complican un poco y la estancia se prolonga más días de los debidos, como fue mi caso. Durante esos días pude comprobar el tipo de  trabajo que se realiza allí, las envidias y las críticas entre el personal, las personas que se entregan de lleno a su profesión porque aman lo que hacen, la desidia de otras por dejar pasar el tiempo e intentar escaquearse de sus tareas. El submundo que existe en un hospital y las miserias humanas que se arrastran. Los amiguismos y favores a ciertos enfermos muy recomendados por ciertos médicos........ la tremenda condición humana y su eterna comedia. Aquella UCI era especial por su estructura. Apenas perdía detalle desde mi posición. Pocas cosas se escapaban a la mirada.

Recuerdo haber despertado una de las noches sin saber donde estaba. Debieron darme algún medicamento para dormir, porque realmente me costaba conciliar  el sueño. Pensaba demasiado. Al despertarme de madrugada no reconocí el lugar. Pensé levantarme pero algo en mi interior me decía que no me era posible. El panorama a mi alrededor semejaba algo bastante surrealista, la vista me engañaba y veía auténticos disparates confundiendo un reloj de pared situado frente a mi, en una de las columnas, con un rostro pegado que me miraba riéndose. El juego de luces a esas altas horas de la madrugada se prestaba a confundir sombras y objetos. Incluso me costo recordar mi personalidad ni qué me pasaba. Llegué a pensar que estaba en un lugar lleno de agua. Esa situación mental duró cerca de diez minutos. Moví un poco la cabeza y descubrí a uno de los enfermeros sentado en la mesa de control. Manejaba un ordenador portátil al lado de la pantalla de control general de los monitores. El escenario cambió. Recordé todo lo que mi cabeza se negaba a recordar.

Desde aquella noche me negué a tomar nada para dormir. Respetaron ese deseo. Esa decisión hizo que fuese testigo de algo que relataré al final de este medio culebrón.

(Continuará)

UN DÍA DE SAN MAURICIO (Una víctima del vicio, según el dicho popular)

UN DÍA DE SAN MAURICIO (Una víctima del vicio, según el dicho popular)

 

Pues efectívamente.... un día de San Mauricio, el 22 de Septiembre, recibí la visita de un joven médico en la habitación del hospital. Era el anestesista. Me inyectó algo  para relajarme, para que durante el camino al quirófano fuese tranquilo.

Pasó un tiempo prudencial y casi me quedé dormido. Al poco apareció un auxiliar y me comentó que debería llevarme al quirófano. Recuerdo el camino de la cama por los pasillos del hospital. Recuerdo cruzar la entrada de la zona de quirófanos. No vi a nadie en todo el camino. Y no recuerdo nada más.... es como si de repente me quedase sin memoria, dormido por el efecto de la inyección o inyecciones.....

La historia es un poco larga, pero deseo contarla poco a poco.

El despertar fue brusco, de repente y con dificultades para respirar.

(Continuará)

D E S G A N A S

D E S G A N A S

Si cuarenta mil niños sucumben diariamente

en el purgatorio del hambre y de la sed

si la tortura de los pobres cuerpos

envilece una a una a las almas

y si el poder se ufana de sus cuarentenas

o si los pobres de solemnidad

son cada vez menos solemnes y más pobres

ya es bastante grave

que un solo hombre

o una sola mujer

contemplen distraídos el horizonte neutro

 pero en cambio es atroz

sencillamente atroz

si es la humanidad

la que se encoge de hombros

Mario Benedetti

Imagen de Rodolfo Franco (4 caballeros) Poesía visual

LOS LÍMITES DEL SABER

LOS LÍMITES DEL SABER

“Escucha, hijo mío, dijo el demonio poniendo su mano sobre mi cabeza...

 Edgar Allan Poe, “Silencio” 

Los humanos pecamos de soberbia del saber, del conocimiento y seguridad de nuestras afirmaciones, cuando la realidad es totalmente distinta. Los humanos adolecemos de carencias de conocimientos vitales, esos tan necesarios para poder sobrevivir en circunstancias adversas. Por carecer carecemos del conocimiento desarrollado que nos haga comprender la razón de nuestra existencia. Y cuando digo conocimiento desarrollado, me refiero a la teoría razonada y científicamente probada de esa razón existencial.

 Las incógnitas fundamentales desde los orígenes de nuestra especie, y que se resumen en tres principales:

¿Quiénes somos?

¿De dónde venimos?

¿Hacia dónde vamos?

Siguen sin respuesta científicamente desarrollada. En su lugar hemos creado otro tipo de respuestas: los mitos, los cuentos, las fantasías y las religiones que en el mundo han sido y son. El hombre, artífice capaz de inventarse todos los cuentos, de contarse todos los cuentos, de enterrarse con cuentos, con mitos, con miedos al vacío, con temores al no ser, a la nada. Y se creyó sus propios cuentos, y guerreó contra otros dioses y sus cuentos, y creó dogmas de fe absoluta a base de sus propias mentiras durante siglos y milenios.

 Repite mil veces una mentira y se convertirá en verdad. Eso lo sabían muy bien los propagandistas políticos nazis y stalinianos. Y lo siguen sabiendo los poderosos actuales. Y lo saben las iglesias de toda índole. Con los siglos nos dedicamos a la auto-limitación de nuestro propio saber, a la manipulación de las palabras, del lenguaje.

Los antiguos griegos crearon un término para definir aquellas situaciones complicadas, que hacían difícil seguir adelante en una cuestión problemática: aporía. Sería lo que conocemos actualmente como: contradicción. El filósofo Zenón de Elea (no muy apreciado por Aristóteles y Platón) fue uno de los más estudiosos de esas aporías o contradicciones y uno de los creadores de la lógica. Esto viene a cuento de la cantidad de contradicciones que los humanos no hemos conseguido superar a lo largo de nuestra existencia. En realidad somos seres contradictorios, en continuo enfrentamiento dialéctico con nosotros mismos, con las ideas e ideologías del momento (de éstas quedan pocas).

 Nietzsche escribió sobre la problemática de las personas en cuestiones de contradicción, cuando tropezamos con esos puntos límites en la periferia de nuestro pensamiento. Ahí “la lógica se enrosca sobre sí misma y acaba por morderse la cola”. Para el filósofo alemán, eso sigue siendo adquisición de conocimiento y de saber: El conocimiento trágico. En ese punto somos conscientes de nuestra limitación, de nuestras propias contradicciones. Es la tragedia existencial: sabemos que existimos, pero no la razón; sabemos de la necesidad de una Ética Universal, pero no la desarrollamos; sabemos de la fragilidad del planeta, pero lo estamos esquilmando de forma acelerada; sabemos del sufrimiento inútil, pero no cesamos de hacer sufrir.

 Las mentes pensantes (me refiero al poder) deciden en nuestro nombre.  Se consideran poseedores del conocimiento total. Deciden sobre miles o millones de vidas justificando el bienestar de generaciones futuras. Programan guerras justificando el progreso de la miseria, matanzas en beneficio de la economía ¿global?. Son los benefactores de la globalización. Sin límites del saber.  La humanidad perdió el norte hace milenios. Quizás nunca lo tuvo.Y nunca lo tendremos. A este paso.....

El cuadro corresponde a Jareck Yerca, pintor surrealista polaco

¿A QUÉ JUEGAN EN TERRENO PROHIBIDO??

¿A QUÉ JUEGAN EN TERRENO PROHIBIDO??

¿Qué hacen sembrando y soportando sufrimiento?

¿Por qué, si Dios está de su parte, censuran estas imágenes?

¿Qué Dios es ese que le ordenó invadir Irak?

¿El mismo de la Biblia que mandó a su pueblo elegido exterminar a otros?

Ese Dios es inhumano desde hace milenios.

Y sus ciegos seguidores son hijos de tal Padre.

Ellos le crearon.

A partir de ahora

me haré experto

en

ateología.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Un argentino con 37 hijos reclama una vasectomía para no seguir procreando

Un argentino con 37 hijos reclama una vasectomía para no seguir procreando

Menudo semental el che!!

Curtido desde los nueve años en los avatares del sexo sin seso.

Cansado de ver parir hijos sin sufrirlo en propia carne.

Pero consciente socialmente de que algo no funciona.

Consciencia de la que carecen los Estados.

Y sus legisladores tan torpes.

Y la sociedad bienpensante.

Y su Iglesia tan castrante.

Los pobres siguen

pariendo.

(Leer AQUÍ)

MARKETING TRAIDOR

MARKETING  TRAIDOR

Los publicistas son capaces de auténticas vampiradas mentales.

 La cerveza Foster’s ha decidido anunciarse en Internet.

 Esto ocurre en los EE.UU de toda la vida.

 Han llegado a esta conclusión porque “La televisión apesta”. La verdad es otra muy distinta. Veamos:

 El arco de edad comprendido entre los 21 y los 30 años es cada vez menos adicto a la televisión. Sin embargo su enganche a la red de redes es total, por tanto ahí tenemos un potencial de consumidores inmenso. Bastante les importa a los publicistas que la televisión apeste. Forma parte de una estrategia de marketing para reducir costes publicitarios a la cervecera. Internet es barato (todavía).

 Por tanto la juventud americana será bombardeada, desde las webs adecuadas, de una forma constante, incitándoles al consumo de dicha marca de cerveza.

 Los expertos en marketing ponen en práctica el denominado “marketing viral” (hasta la publicidad tiene virus, hay que joderse), una estrategia que consiste en difundir comentarios sobre un producto y luego darlo a conocer. De esta forma el “virus” del consumo hace mella en los ciudadanos.

 Si la cerveza es de buena calidad.... tiene un pase.

 Pero mira que son mentirosos estos americanos de América.

 Me encanta la cerveza.

 No me lo invento..... podeis verlo  AQUÍ.

Los cayucos no son yates precisamente

Los cayucos no son yates precisamente

Son la esperanza llevada al límite.

La nave artesanal con destino incierto.

El miedo que avanza con las horas de navegación.

El negocio de los sin alma.

La angustia de la incertidumbre.

La llegada sin ser aceptados.

Rechazados por su pobreza, por su color.

 

LA INACTIVIDAD EN UN BLOG SEMEJA A LAS SILLAS VACIAS

LA INACTIVIDAD EN UN BLOG SEMEJA A LAS SILLAS VACIAS

En cierto modo es así. Un blog inactivo es como una silla vacía. Un espacio cuyo protagonista principal, el relator, está ausente. Dicen que es conveniente mantener el contacto diario con la blogosfera.... escribir o insertar algo cada día, mantener la audiencia de comentaristas e incluso incrementarla. Personalmente pienso que no hay dogmas en los blogs. No puede ni debe haberlos. La creación es libre y las musas no acuden siempre que se les necesita.

Pasamos por días chungos, de poca actividad y menos creatividad. Uno se defiende como puede para intentar contar cosas y casos, sin conocer casi nada el oficio y en plan autodidacta. Digamos que algunos vamos de simples aprendices de artesanía literaria, por llamarlo de alguna manera.

Otras veces algo bloquea nuestra mente y la encarcela entre cuatro obsesiones. En ocasiones un puñado de malas noticias, que deberían darnos ideas que exponer, nos deja en un estado de meditación total sobre lo infinito de la estupidez humana, algo que no tiene fin.

Como decía una canción de los 70 (creo) corren malos tiempos para la lírica; siguen corriendo esos malos tiempos a comienzos del siglo XXI, un siglo que se prometía diferente y lleva camino de ser tan malo o incluso peor que el anterior. Y cuidado que el anterior fue nefasto. El peor de todos sin lugar a dudas.

Cuando piensas en que los avances tecnológicos nos superan, haciendo imposible la adaptación humana al uso racional de esa tecnología. Seguimos con nuestro cerebro algo evolucionado, territorial, tribal, mágico-religioso.... pero incapaces de asimilar nuestro propio avance científico-tecnológico, salvo para la autodestrucción de la especie y de las especies vecinas.

Nuestra estrechez mental nos impide ver aquello que no sea nuestro propio ombligo. Somos incapaces de contemplar lo que realmente está sucediendo alrededor nuestro, el declive planetario sin solución aparente. No creo que nuestra especie, por el camino que llevamos, supere otros cien años de existencia tal y como la conocemos en la actualidad.

Creo que los próximos diez o quince años serán claves y fundamentales para nuestro futuro definitivo como especie. Es posible que tengamos que comenzar de nuevo, desde cero. Quizás sobrevivan 500.000 o un millón de seres humanos, arrinconados en alguna parte del norte del planeta, en condiciones precarias, sin fuentes de energía y con el resto del globo inhabitable durante muchos años. La experiencia no será agradable ni invita a ella. En el camino habrán quedado miles de millones sin opción a la vida. No me lo estoy inventando. Lo dicen los expertos y científicos a quienes ningún gobierno ni poder fáctico del planeta se dignan escuchar. Lo llevan avisando desde la década de los 70..... pero no se les da importancia. Nuestra mente está en otros lugares, haciéndonos fabulosas pajas mentales con otros temas. Los creyentes se conformarán con rezar y pedir, en múltiples plegarias y actos religiosos, perdón y ayuda a sus dioses imaginarios, que son muchos y de muy variado colorido. Tantos como religiones hemos inventado a lo largo de la historia de esta tremebunda humanidad.

En fin..... creo que comienzo a desbloquearme un poco. Espero que no ocurra algo tan desastroso como lo del Líbano y me bloquee de nuevo.

Salud.

Vino, celebró misa.... y se fue

Vino, celebró misa.... y se fue

No defraudó a sus creyentes.

Sigue en sus trece sobre la familia.

No admite diferentes tipos de familia.

No pertime heterodoxias dentro de la Iglesia

(su Iglesia)

Es un Papa totalmente político

Ha prenegociado con ZP

No es tan superestrella como el anterior

Pero sabe utilizar lo mediático

Sabe del valor como marketing de la liturgia

No se fía de los cardenales italianos

Está colocando gente de su confianza en puestos claves

Dicen que es un Papa de transición

Pero quiere dejarlo todo atado y bien atado

Mientras tanto los no creyentes siguen en aumento

Por defender... defienden lo indefendible

Por defender... defienden lo indefendible

Hay una página web que está haciendo estragos ante la próxima visita del Bene(dictus) a Valencia.

Es curioso ver cómo se ceban con la visita y el incordio que supone para mucha gente no adicta al Vaticano.

Entiendo esa postura. No es lógico el gasto que representa ni el oportunismo político de la iglesia, en estos momentos de crispación que vivimos, por la postura intransigente de los de siempre.

Recomiento visitar dicha WEB.... podeis ver cantidad de enlaces y chiste, fotos y demás ocurrencias antipapales. Lo siento Bene..... pero por estos lares no eres bien recibido. Los tuyos, cada vez más, están en minoría.

 

El Indiferente

El Indiferente

El Indiferente vive la vida ajeno a todo  aquello que no afecte a sus intereses.

El Indiferente es feliz inventariando su patrimonio.

El Indiferente mira los noticieros como una continuación de la publicidad.

El indiferente se considera el ombligo del mundo.

El Indiferente no ama, se deja amar, incluso lo impone en su entorno familiar.

El indiferente apoya las guerras en bien del desarrollo económico (el suyo).

El Indiferente no es racista. Es explotador.

El Indiferente no es político. Es conservador. A veces autoritario.

El Indiferente puede pasar por un ciudadano normal y cumplidor.

El Indiferente no admite el desorden ni la falta de autoridad.

El Indiferente es especulador, llegando a justicar  su postura con citas bíblicas.

El Indiferente no es religioso. Usa la religión en bien de sus intereses.

El Indiferente no opuso resistencia a Hitler, lo consideró un mal menor que le podría librar de los comunistas e izquierdistas del socialismo contaminante.

El Indiferente no quiso saber nada del exterminio judío, pero llegó a colaborar.

El Indiferente acepto cargos dentro del nazismo y demostró ser un perfecto burócrata.

El Indiferente era considerado un buen padre de familia y un cuidadano ejemplar.

El Indiferente masacró continentes y naciones en nombre del orden, su orden.

El Indiferente es un ser dañino y peligroso que nunca llegará a extinguirse.

El Indiferente abunda en todos los paises y naciones.

Su indiferencia afecta a los no indiferentes.

La Indiferencia es un mal que crece con la globalización.

El Indiferente está tomando, de nuevo, posiciones en el mundo.

No les perdamos de vista.

No debemos pertimir una nueva masacre mundial en nombre de la Indiferencia (de ellos).

Dibujo de El roto - El País 11-06-06

RODEADO DE EXTRATERRESTRES

RODEADO  DE  EXTRATERRESTRES

Esa es la impresión que tengo frecuentemente. Extraterrestres por todas partes, a montones, de todos los colores y sabores, en cualquier lugar. Extraterrestres políticos, religiosos, televisivos, ciberespaciales.... incluso hasta en el autobús encuentro extraterrestres. En los informativos la plaga es enorme.... incluso en el deporte. Estoy convencido de estar en otro planeta....me lo han cambiado....y todo está plagado de extraterrestres. En algunos lugares de este pequeño mundo se matan entre ellos, en otros matan inocentes a destajo. Hay extraterrestres financieros, vaticanistas, de izquierda, de derechas, de centro, fascistas, neonazis, excomunistas gorrones.

Todos se comportan como eso....extraterrestres. Aunque a veces me entra la gran duda... la tremenda duda....... ¿no seré yo el extraterrestre?  ...... entonces, ¿qué coños hago aquí?

Si alguien conoce la respuesta.... agradeceré una ayudita.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿ HABRÁ UN FUTURO?

¿ HABRÁ UN FUTURO?

Los síntomas, análisis de los expertos, las previsiones y las expectativas... no son muy alagüeñas que digamos.

El planeta no dá más de sí. El dasarrollo ilimitado es imposible, porque habitamos un planeta limitado en recursos y con unos sistemas ecológicos muy sensibles a cambios acelerados y provocados. Lo vienen avisando desde hace más de 30 años. Les llamaron locos alarmistas, ecologistas agoreros, anarquistas desquiciados y muchas cosas más. Pero son científicos los avisadores, no simples pesimistas, sino gente informada.

Ya no es posible la vuelta atrás, hemos agotado el tiempo.... como mucho podríamos retrasar un poco el proceso irreversible, pero no hay intención de intentarlo al menos.

Dentro de 50 años las posibilidades de vida habrán mermado bastante.

Dentro de 50 años yo no estaré...pero los que tienen ahora 5, 10, 15 años.... no tendrán una vida nada fácil. Eso no será vida.... sera el horror: guerras por el agua, por las escasas fuentes de energía, revueltas sociales, migraciones en masa de zonas inhabitables hacia el norte de los continentes, rechazo de los que huyen del hambre y de las sequías...... el horror.

Mientras tanto disfrutemos todos de coche nuevo y derrochemos combustibles y materias primas en hacer kilómetros y vacaciones.... en una especie de escapada hacia ninguna parte.

El dibujo de arriba habla por sí solo. Un hipotético visitante del espacio exterior.... miles o millones de años después observará algunos fósiles de posibles seres inteligentes que habitaron el tercer planeta de nuestro sistema solar. Por lo menos quedará eso de nuestra especie.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres